comprarvacunas.com.

comprarvacunas.com.

Calendario de vacunación para niños

Calendario de vacunación para niños

Introducción

La inmunización es una de las formas más efectivas de prevenir enfermedades infecciosas. Si bien la mayoría de las personas se vacunan durante la infancia, aún hay muchas que nunca se vacunan, o que necesitan dosis adicionales para mantenerse protegidas. En este artículo vamos a hablar sobre el calendario de vacunación para niños.

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son productos biológicos que estimulan el sistema inmunológico para producir anticuerpos contra microorganismos específicos. Estos anticuerpos ayudan a proteger a una persona contra muchas enfermedades infecciosas. Las vacunas están compuestas por una pequeña cantidad de virus o bacterias muertos o debilitados, o una proteína o toxina producida por el microorganismo. Estas partículas inactivas o atenuadas no pueden causar enfermedad, pero son suficientes para estimular la respuesta inmunológica del cuerpo.

¿Por qué es importante vacunarse?

Las vacunas son importantes porque protegen a las personas de enfermedades infecciosas potencialmente mortales. Las enfermedades inmunoprevenibles, como la polio, el sarampión, la rubeola y la difteria, fueron una vez comunes en todo el mundo y causaron millones de muertes cada año. Gracias a las vacunas, muchas de estas enfermedades han sido eliminadas o casi eliminadas en muchos países desarrollados.

Beneficios de las vacunas

Además de proteger contra enfermedades, las vacunas tienen otros beneficios importantes:
  • Reducen la propagación de enfermedades infecciosas en la comunidad.
  • Economizan tiempo y dinero en el tratamiento de enfermedades.
  • Evitan la hospitalización y la discapacidad a largo plazo.
  • Mejoran la calidad de vida.
  • Protegen a aquellos que no pueden vacunarse debido a enfermedades o a alergias.

Calendario de vacunación infantil

El calendario de vacunación infantil recomendado por los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) y la American Academy of Pediatrics (AAP) incluye una serie de vacunas que se administran desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Recién nacido hasta los 6 años

  • Hepatitis B: se administra al nacimiento, a los 2 y a los 6 meses.
  • Rotavirus: se administra a los 2, 4 y 6 meses.
  • Difteria, tétanos y tos ferina: se administra a los 2, 4 y 6 meses, y luego a los 15-18 meses y de nuevo a los 4-6 años.
  • Hib: se administra a los 2, 4 y 6 meses, y luego a los 12-15 meses.
  • Neumococo: se administra a los 2, 4 y 6 meses, y luego a los 12-15 meses.
  • Polio: se administra a los 2, 4 y 6-18 meses y de nuevo a los 4-6 años.
  • Influenza: se administra a partir de los 6 meses de edad, anualmente.
  • Sarampión, paperas, rubéola: se administra a los 12-15 meses y de nuevo a los 4-6 años.
  • Varicela: se administra a los 12-15 meses y de nuevo a los 4-6 años.
  • Hepatitis A: se administra a los 12-23 meses.

Niños de 7 a 18 años

  • Tétanos, difteria y tos ferina: refuerzo a los 11-12 años, y luego una dosis de refuerzo cada 10 años.
  • VPH (virus del papiloma humano): se administra a los 11-12 años, o hasta los 26 años para aquellos que no han sido vacunados.
  • Virus de la influenza: anualmente a partir de los 6 meses.
  • Meningococo: se administra a los 11-12 años, y luego una dosis de refuerzo a los 16 años.

¿Qué sucede si un niño no se vacuna?

Si un niño no recibe las vacunas recomendadas, está en riesgo de contraer enfermedades infecciosas potencialmente mortales. Además, si un niño no está vacunado y se enferma, puede propagar la enfermedad a otros niños en la escuela o en la comunidad. Esto puede resultar en brotes de enfermedades infecciosas que pueden ser difíciles de controlar.

Conclusión

La vacunación es una de las medidas más efectivas para prevenir enfermedades infecciosas. El calendario de vacunación infantil proporciona una guía clara y completa de las vacunas recomendadas desde el nacimiento hasta la adolescencia. Los padres que estén preocupados por los efectos secundarios de las vacunas deben hablar con su médico para obtener más información y asegurarse de tomar decisiones informadas sobre la salud de sus hijos. Recordemos que una comunidad vacunada es una comunidad sana.